lunes, 6 de junio de 2016

¿Debemos lavarnos la lengua?

Desde <---> aimdigital


“Una gran cantidad de bacterias se acumulan en la lengua y pueden causar problemas de salud oral y mal aliento”, avisa el Dr. Leo Stiberman, del Círculo Argentino de Odontología. Un estudio de la Universidad Estatal de Nueva York encontró que del 80 al 90 por ciento de los casos de mal aliento se debían a una bacteria en la lengua.

Cómo hacerlo
A veces, el cepillado lingual puede producir más problemas de los que se propone resolver. “Ocurre que las personas se cepillan la lengua con la misma intensidad que lo hacen con los dientes, generando en muchos casos laceraciones, y/o reacciones de las mucosas”, advierte la Dra. Jorgelina Ulloque, coordinadora general de la Comisión Nacional de Prevención de la Cora (Confederación Odontológica de la República Argentina).

  Para hacerlo correctamente hay que:
1.Usar un cepillo de cerdas suaves o un limpialenguas (puede ser el que traen algunos cepillos de dientes). 

 2.Hacer dos o tres “barridos” suaves, de atrás hacia adelante, sin presionar. Asegurarse de llegar a todas las partes de la lengua, incluidos los lados. 

 3.Complementar con un enjuague bucal, “cuando el odontólogo lo considere necesario”, aconseja la especialista. ¿Cada cuánto hacerlo? Al menos una vez al día, recomienda el Dr. Stiberman.
A mirarse la lengua
 Más allá de la higiene, el odontólogo enfatiza que es muy importante prestarle atención a esta parte del cuerpo. “Cualquier cambio en la lengua (de apariencia, color o forma) puede ser un signo de que algo no marcha bien en el organismo”, explica.

 -- La lengua blanca, por ejemplo, puede ser un signo de falta de higiene bucal, gastritis o enfermedades más graves. Se forma una capa blanquecina en la lengua, que suele estar acompañada de mal sabor y mal aliento.

 -- La lengua negra o marrón: puede ser impresionante, pero no sería un problema dañino, según el portal MedlinePlus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU. 

--La lengua roja: puede responder a varios motivos, desde falta de vitamina B12, hasta escarlatina.


Fuente y Credito
a